Los comienzos de la marca de Relojes STORM LONDON
16255
post-template-default,single,single-post,postid-16255,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
 

Los comienzos de la marca de Relojes STORM LONDON

Relojes y regalos

Los comienzos de la marca de Relojes STORM LONDON

La marca de relojes STORM

 

Los comienzos de STORM, los comienzos de una marca de relojes

A principios de los años 80, Steve Sun, el diseñador en jefe y cofundador de la marca junto con su esposa Anna Lee, trabajaba en la industria de la moda minorista en Londres. Steve estaba muy interesado tanto en la moda como en el desarrollo de los diferentes estilos y sentía una gran pasión, una verdadera pasión por los relojes de calidad, pero no siempre disponía de los fondos para comprar aquello que más le gustaba y que muy a su pesar a menudo se encontraba fuera de su alcance.

Hasta la década de los años 70, los relojes eran unos artículos que se compraban con el objetivo que duraran toda la vida, quizás para celebrar un cumpleaños o como motivo de celebración de cualquier otro evento significativo en la vida de las personas.

Algunos podían poseer dos relojes diferentes, por ejemplo, un reloj de vestir, para utilizar en momentos especiales, y otro para usar todos los días, y por lo general con una correa de cuero, a veces de metal, y con una esfera blanca, plateada o negra, era el diseño característico de aquellos años. Comprar un reloj en aquella época era algo parecido a comprar un automóvil hoy en día, por su valor económico tenía que ser duradero, para toda la vida.

La tecnología debía jugar un papel importante en la historia del reloj: los japoneses comercializaron los primeros relojes digitales, utilizando piezas pequeñas y movimientos de cuarzo baratos, con ello se consiguió abaratar muchísimo el precio de los relojes y que estos se convirtieran en un artículo de consumo masivo.

De hecho, los suizos fueron los inventores del uso del cuarzo en relojes ya en la década de los años 60, pero decidieron no utilizarlo en sus relojes, ya que pensaron que fabricar menos relojes pero con precios más rentables, era la mejor opción para ellos, y también porque sintieron la necesidad de proteger la magnífica industria relojera suiza.

Pero los diseños japoneses, aun siendo baratos, no eran del todo del gusto del gran público europeo, y muchos relojes fueron vistos como una nueva tecnología sí, pero no muy deseable, no acababa de encajar en el mercado.

Relojes STORM líderes en diseños innovadores

Los relojes STORM son sinónimos de relojes con diseño innovador

 

Steve pensó que era posible, convencer al público utilizando esta misma tecnología. Era posible fabricar relojes a precios asequibles, y el gran cambio consistía en diseños novedosos, en la correcta utilización tanto del color, como de un estilo más propio, sobre todo para convertir sus relojes en un accesorio de moda y que resultara imprescindible de llevar en la muñeca.

Su idea era alentar el poder tener una misma persona varios relojes en propiedad, para que el público pudiera personalizar su atuendo, dependiendo de sus gustos, sus hábitos, sus sentimientos, su forma de vestir…

Comenzó comprando algunos modelos de relojes y los personalizó a su manera, principalmente mediante el uso de colores brillantes. Inicialmente los comercializó en boutiques de ropa, para que el público los viera como complementos y accesorios de moda.

Las pruebas le resultaron positivas porque el público respondió y aquello supuso para Steve un motivo de esperanza y muy alentador, y comenzó a pensar en la posibilidad de montar su propia empresa.

 

En 1985, tuvo lugar una reorganización de la compañía donde trabajaba Steve, fue despedido y gracias a la indemnización por despido que recibió, tuvo dinero suficiente para poner en marcha la idea de su nueva empresa, a la cual se unió Anna, la persona en la cual se concentró la comercialización, convirtiéndose en su apoyo en el área de marketing y ventas.

Steve llamó a la nueva compañía “Sun 99 Limited”, combinando ‘Sun’, su apellido, con ’99’, su número de la suerte, ¡y ciertamente el tiempo transcurrido ha demostrado que así ha sido!

Su primera oficina era muy pequeña, ocupaba un piso situado encima de una pizzería dedicada a pizzas para llevar, en Acton, al Oeste de Londres.

En aquellos primeros tiempos, Steve llegó a comentar que no tenían nevera en la casa y solían mantener la leche fría colocándola en el alféizar de la ventana, fuera en el patio. En cuanto a los relojes, las primeras colecciones de relojes se vendieron bajo el nombre de “Time Chain”.

 

Inicialmente se vendieron como pequeñas concesiones, lo que hoy solemos llamar “Corners”, en tiendas de moda en Oxford Street, Kings Road y Covent Garden, y para el comercio en general en el ‘British Designer Show’, vendiendo a unos pocos almacenistas independientes en el Reino Unido y en el extranjero.

Poco después, abrieron una tienda propia con el nombre de “Sun 99” en Gees Court en St. Christopher’s Place en Londres, zona foco de la tendencia y la moda londinense en aquel momento. Inicialmente esta tienda vendió algunos de los relojes de la marca de relojería, así como una gran selección de artículos y complementos de muchos otros proveedores.

Hasta este momento, los relojes solo habían estado disponibles en las joyerías, por lo que este cambio fue decisivo en la premisa de que un reloj se considerara un accesorio de moda. Los relojes se vendían en tiendas de complementos de moda.

Relojes con diseño de la marca STORM

Los relojes STORM marcan tendencia y moda

 

Los dueños de estas tiendas eran menos conservadores que los joyeros que se mostraban reacios a vender un reloj como el que ofrecía Steve, que consideraban un instrumento técnico, y que además provenía de una compañía de moda, sin patrimonio ni historial dentro del sector de la relojería.

En esta época, los suizos volvieron a luchar en el mercado de los relojes digamos baratos, a través de la marca de relojes Swatch, en una clara competencia con los japoneses. Inicialmente estos relojes tenían correas de color liso y con un poco de color también en los diales, pero como al mismo tiempo eran de plástico, se pensó que aquello sería el comienzo de una moda pasajera. Sin embargo, más tarde se agregaron más estilos y más colores, que junto a grandes campañas publicitarias, ayudaron a cambiar la percepción del público sobre los relojes, un cambio de concepto al cual STORM también ayudó a generar en el ánimo de las personas.

Steve pronto quiso dar un paso más y pasó a desarrollar diseños más desafiantes e innovadores para aquellos años. Así que, aunque la marca de relojes “Time Chain” era fuerte y se vendía bien, pensó que era el momento más idóneo para avanzar en su idea de diseñar relojes con un estilo muy personal.

 

Aunque no era un diseñador formado, creía que tenía un buen ojo para el diseño, y quería ante todo seguir adelante con su concepto de relojes con diseño pero siempre asequibles.

Así que en el año 1989 reprodujo sus ideas en algunos bocetos iniciales y comenzó a ponerlas en práctica.

Estos diseños eran tan inusuales dentro del sector de los relojes, que cuando los enseñó a algunos de los primeros fabricantes, estos a la vista de sus bocetos no tuvieron muy buena reacción, los examinaban desde todos los ángulos y no los acababan de ver, se preguntaban: “¿Qué es esto? – nosotros sólo hacemos relojes “.

 

Eran diseños eran tan inusuales y originales, que al mismo tiempo eran difíciles de interpretar para los fabricantes de relojes.

 

Esto condujo en los primeros pasos de Steve a considerar nuevas técnicas de manipulación, trabajando al unísono, intentado hacer equipo con estas factorías, para inventar e introducir nuevos métodos de producción, con el fin de poder producir los diseños que más tarde se convertirían en sinónimos de la marca STORM. Este método de trabajo es aún hoy en día un proceso que está en continuo desarrollo.

 

Todavía había un problema importante por resolver. Relojes nuevos y nuevos diseños, necesitaba algo más:

¿Cuál iba a ser el nombre de la nueva marca?

 

 

Marca de Relojes STORM LONDON

Al pequeño equipo de personas de la oficina se les pidió que aportaran ideas, que las anotasen en una lista de sugerencias, pero ninguna de ellas resultó lo suficientemente llamativa para ser considerada interesante. Posteriormente y durante un viaje que realizó Steve en avión para desplazarse y ver las muestras definitivas de relojes que estaba preparando, le dio una ojeada a la lista que llevaba con él con la intención de elegir un nombre durante el vuelo, pero seguía sin encontrar el nombre que buscaba para su nueva marca de relojes.

Es en ese momento cuando el destino se cruzó en su camino de nuevo, a veces el destino nos depara sorpresas cuando menos las esperamos.

Mientras se servían algunas bebidas durante el vuelo, éste se volvió bastante irregular, los baches se sucedían debido a las constantes turbulencias, llegando a activar las señales del cinturón de seguridad. Un grupo de viajeros llegó a  entrar en pánico y pasó bastante miedo pero cuando la calma regresó al avión, el piloto tomó la palabra, se disculpó y dijo que acababan de volar a través de una gran “tormenta”.

Diseño del logo de STORM

 

Storm”, pensó Steve, era el nombre que andaba buscando para sus relojes; un gran nombre ya que era una palabra potente, poderosa y con mucha fuerza.

Desde entonces, en 1989, esta marca británica comenzó a operar en Londres con el nombre de STORM.

La tienda Gees Court, por aquel entonces era una tienda de moda con artículos a la venta que pertenecían a unos veinte proveedores diferentes; esa misma tienda había pasado por momentos difíciles, periodos con alquileres altos y había sufrido también los efectos de una fuerte recesión económica.

Pero llegó el momento del cambio, y tuvieron la idea, una idea que en ese momento se consideró de alto riesgo, y que consistía en almacenar y vender solamente su propio producto, un producto que casi nadie conocia.

El establecimiento fue renombrado como STORM para lograr una imagen más fuerte, se siguieron vendiendo la gama de relojes Time Chain,  y por supuesto se incorporó la primera pequeña colección de los relojes bajo el nombre de la nueva marca: STORM.

 

¡¡En tan sólo 6 meses, las ventas aumentaron en un asombroso 50%.!!

 

La gama de relojes STORM se ha ido metamorfoseando desde sus inicios en los cuales sus diseños eran más extravagantes, hasta nuestros días, se ha ido amoldando a los tiempos sin cambiar su perspectiva e idea de diseño y se ha convertido en una marca de relojes de pulsera más sofisticada, conservando los elementos clave de la firma STORM y los objetivos de Steve:

 

¡Fabricar relojes elegantes y bien diseñados, alegres, divertidos y por supuesto asequibles al gran público!

 

Hoy en día los relojes STORM son relojes buscados para hacer regalos, relojes para regalar, relojes para quedar bien, relojes para ella y relojes para él.

Regalar un reloj STORM, es regalar sentimientos.

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.