Los relojes, instrumentos medidores del tiempo - Relojes Storm London
Los relojes, a través de su paso por la historia de la humanidad, son instrumentos con diferentes diseños, muy actuales y de vanguardia, STORM LONDON
Relojes, regalo, regalo original, regalo san valentin, regalo dia del padre
16216
post-template-default,single,single-post,postid-16216,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
 

Los relojes, instrumentos medidores del tiempo

eloj STORM relojes de vanguardia

Los relojes, instrumentos medidores del tiempo

Los RELOJES, instrumentos medidores del tiempo

 

Con la edad y el paso del tiempo, las personas aprendemos mejor a medir el tiempo, los mayores suelen decirnos que no hay que perder el tiempo, es un bien escaso, que nunca vuelve, que debemos de llegar a la hora, cuando le dan un vistazo a su reloj incluso lo hacen con aspecto de sabios.

La vida exprés que la sociedad nos imbuye en la actualidad hace que midamos el tiempo de una forma un tanto vaga; disponemos de un tiempo para trabajar, de un rato para descansar, de un espacio para dormir, para viajar, para hacer deporte, de unos momentos para distraernos…, parece que dispongamos de todo el tiempo del mundo y que todo esté perfectamente programado.

Cada vez medimos con más precisión nuestro tiempo, más exactamente esos momentos para poder administrar mejor todas nuestras actividades, debido en parte por la rápida sucesión de ellas.

¡¡Qué rápido pasa el tiempo!!

Los relojes de nuestro tiempo, sus fieles medidores

Relojes actuales, relojes con maquinarías fiables y totalmente de vanguardia

 

Nuestros remotos antepasados necesitaron medir el tiempo, de una forma vaga al principio, lo que la propia naturaleza y su propia subsistencia le hacían necesitar.

Observaron que la Luna sustituía al Sol, que las estaciones se sucedían. Se dieron cuenta que la noche sucedía al día y de forma regular y empezaron a sistematizar el paso de esos “fenómenos”, empezaron a medir el tiempo.

El tiempo lo dividieron en lunas, soles, estaciones, en años, a su vez los años los dividieron en meses, los meses fueron divididos en días, estos en horas, posteriormente en minutos, luego en segundos…

La vida, «su vida», la subsistencia de ellos y sus familias, su necesidad primaria, comer y sobrevivir.

Para ellos era muy importante convertir aquello que era cíclico, que se repetía, que fuera idéntico para todos. Empezaron a discernir e inventar instrumentos para medir el solemne e inexorable paso del tiempo.

El sol, su sombra, bastones, obeliscos, clepsidras, relojes de arena, relojes de sol…, empezaron a dar cadencia a la temporalidad que vivían aquellos hombres, mujeres, ancianos y niños…

Los primeros relojes

La fabricación de los primeros relojes tal y como los conocemos nosotros, necesitaban de unos sistemas complicados de ruedas dentadas, arrastradas por pesas.

Un tictac constante que posteriormente, con los años fue apagándose como sonido para luego desaparecer.

El hombre se ha ayudado de la mecánica y de la ciencia para ir desarrollando y perfeccionando continuamente la medición del tiempo.

Relojes, estilos, modas, diseños, bellos, relojes de mujer únicos.

Reloj Storm de mujer

 

Con el paso inexorable de los segundos y minutos llegó la imaginación, era necesario que el sistema de medición de los periodos conocidos fuera exacta, cíclica, sin fin, y enmarcada en aparatos que pasarían de ser artilugios grandes y estáticos, a convertirse desde hace ya algunos años en nuestros fieles compañeros de diario, los relojes de muñeca.

Relojes de muñeca con diferentes formatos y diseños, objetos medidores del tiempo, objetos bellos, cuya belleza ha ido metamorfoseándose con las épocas; relojes, relojes y relojes que se han ido adaptando a las exigencias de las continúas modas y sus constantes cambios.

 * Relojes, los relojeros y las catedrales

La medida del tiempo en las catedrales   

 “Desde siempre, el ser humano ha intentado aprehender el tiempo, medirlo, es una necesidad que viene con  nuestro ADN. Y a tal fin ha ido inventando artilugios -los relojes- para establecer la cadena entre pasado, presente y futuro”.

“Los primeros datan de Egipto y eran de agua, sol y arena. Luego ya en el siglo XIV surgen los mecánicos y de ahí evolucionan hasta los más actuales, de pulsera y electrónicos”.

“El reloj es sin duda uno de los objetos más populares de nuestra cotidianeidad, pero adquiere un papel fundamental en la comunidad cuando se asocia a las torres de las iglesias y las catedrales. Campanas y relojes han servido para organizar la vida eclesiástica y colectiva, para el rezo y los quehaceres, para crear la idea de un tiempo social”.

 

Relojes y maquinarias antiguas

Maquinaria sala del reloj de la Catedral de Salamanca

El reloj de la catedral de Salamanca

 

En 1378, en las actas capitulares de la Catedral de Salamanca, hay noticias de la existencia de un reloj en la torre. Es posible por lo tanto, que nos encontremos ante uno de los primeros ejemplares que se colocara en España”.

“También hay constancia del ofrecimiento por parte del Cabildo de un puesto de relojero con una función bien definida: ¡Cuidado y compostura del reloj!. Si bien parece que esta tarea la realizaban los campaneros, quienes percibían una cantidad para su mantenimiento”.

“Un reloj como éste necesitaba para mover sus enormes agujas de bronce del apoyo de una maquinaria fantástica con dientes, piezas, poleas… Una maquinaria que tenía su propia música, estaba ubicada en esta sala, -de ahí el nombre, Sala del Reloj- y que funcionó hasta 1978, cuando reloj y campanas se electrificaron”.

“Desde 1378 a la actualidad, el reloj de la Catedral ha vivido y marcado millones de horas y de historias, grandes y pequeñas, de celebración y sufrimiento, de amor y de guerra… Y ha sido real su implicación con la ciudad de Salamanca que según cuentan, en momentos de peligro extremo –que los hubo-, llegó a intentar sin éxito, mover sus manillas en la dirección inversa”

  

* Textos en la sala del reloj de la Catedral de Salamanca en España

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.